29
Mar
2017

La figura de la mujer artista en la prensa

El mundo de arte, ya se sabe, es un entorno predominantemente femenino. No es menester de este blog ponerse a divagar sobre por qué en las facultades de bellas artes e historia del arte la mayor parte del alumnado son mujeres. Sin embargo, siendo este un hecho objetivo, no deja de alarmarnos escuchar hablar de pocas artistas y gestoras culturales de renombre. Todavía me daña la vista cruzarme con los titulares de la artista Clara Peeters como la primera mujer en la historia a la que el Museo del Prado dedicó una exposición (año 2016). Y es que, a estas alturas, aún nos queda mucho por avanzar para realmente considerarnos una sociedad igualitaria.

De todas estas cuestiones nos hablaba el pasado viernes Susi Blas en el ciclo de conferencias “Mujeres en las artes” que se ha celebrado durante el mes de marzo en la Comunidad de Madrid. Más en concreto, su charla se centraba en cómo se expone al gran público la figura de la mujer artista en la prensa de nuestro país. Si el lector tiene a bien ponerse a googlear, encontrará en su búsqueda imágenes muy cuidadas sí, pero poco realistas. Artistas, galeristas y gestoras con sus mejores galas ante la cámara, sin una arruga y bien situadas, para sacar el relato perfecto. Nada más lejos de la realidad. ¿Por qué no verlas en plena batalla en su día a día dirigiendo o trabajando en su estudio? Primeros puntos suspensivos.

arco mujeres

Dos de las 7 mujeres de ARCO 2017 según Mujer Hoy.

Vayamos a otro artículo. En concreto, al que la revista Yo Dona dedicó a las mujeres más influyentes del arte en España. ¿Qué vemos? , ¿Quiénes encabezan el buque insignia? Pues sí, nada más y nada menos que la demoledora figura del ya ex director del Museo del Prado, Miguel Zugaza; el director de ARCO, Carlos Urroz; y al fondo, Guillermo Solana en nombre del Museo Thyssen. De nuevo, puntos suspensivos.

mujeres arte arco

Pero vayamos a hechos, de esos contantes y sonantes, como que este año en ARCO y, pese a existir una ley de igualdad que por derecho debe fomentar la inclusión de las mujeres, sólo había un 4% de obras de mujeres artistas en las galerías, frente al 11% alcanzado el año anterior. Ni que decir que también es sonado que nuestro museo de arte contemporáneo por excelencia, hablo del Reina Sofía, no contase entre su listado de compras este año en la feria con el nombre de ninguna artista. Irremediablemente, puntos suspensivos.

Nos hemos acostumbrado a imágenes estereotipadas, como cuando se habla de un oficio en concreto, que se ilustre siempre con la imagen del hombre. El hecho de que en el lenguaje el genérico siempre sea en masculino, tampoco ayuda para nada. Si hablamos del mundo de la publicidad, ya la mujer es considerada como un mero agente sexual, otras veces en su faceta maternal elevada a la enésima. Creo sinceramente que otro mundo es posible educando a las futuras generaciones en la verdadera igualdad, con capacidad y crítica y perspicaces para darse cuenta de que en este campo, el de todos, todavía hay mucho por hacer.

Quizá te interese también

La belleza tecnológica de Daniel Canogar
Nuevas tecnologías para el sector cultural
La pantalla-piel de Daniel Canogar
Claves para una buena estrategia digital en instituciones culturales

1 Response

  1. Santiago Palet

    Me ha gustado mucho este artículo publicado en El Pais, titulado “También la amistad fue arte”.
    Aunque fueran personas tan distintas, ellos vivieron en una época en que los pintores, los escultores, los poetas, eran amigos,y su comunicación era muy fácil.Con una botella de vino, era una fiesta.También sabían donde encontrarse,de forma muy espontanea e improvisada.Existía una gran solidaridad, y complicidad.Lo compartían todo.
    No sentían un afán de competición entre ellos, ni tampoco existía un mercado del arte tan alterado, como ha existido después.En aquellos tiempos, el arte ha sido un estilo de vida, una filosofía, y una cultura.Después ha sido un gran mercado, y un gran negocio.
    Casi todos se hicieron ricos rápidamente, en una época en que la vida costaba poco.
    A partir de los 80, la rivalidad por la cotización de sus obras, les ha distanciado, y ahora, todo se ha dispersado.los artistas apenas se conocen entre ellos.Son individualistas.
    Ya no existen los grupos, ni los manifiestos, ni los cafés, ni sus eternos debates y discusiones apasionadas por las tendencias de vanguardia.
    Ahora todo es sólo un mercado.
    Un mercado en una gran crisis ideológica,existencial, económica, y social.
    Un vacío.
    En realidad, los verdaderos artistas están asustados, y desorientados.
    Los cuadros ya no sirven, si no se venden.
    Los críticos de arte han desaparecido.
    La tecnología ha sido un enemigo feroz.Internet produce millones de imágenes gratis.

    Esperemos que la conciencia y el espíritu, permanezcan.

    Santiago Palet

Deja un comentario.