7
Nov
2018

#expoVanitas: los míticos calendarios MAXAM aterrizan en el Museo Lázaro Galdiano

Hoy día inmersos en el mundo de las pantallas y la inmediatez, son muchas los impactos visuales que recibimos a diario. ¿Cuáles de ellos guardaremos en nuestra retina como símbolo de una época? Mientras la miscelánea de imágenes colma nuestra cabeza, es bonito y melancólico recordar otro mundo, allá por el año 1900, cuando sin internet ni televisión de por medio, el imaginario colectivo bien podía ser una de las míticas “mujeres de explosivos” que han ilustrado durante décadas el conocido calendario MAXAM (hasta 2006, Unión Española de Explosivos). Baste con imaginar esas ventas de carretera, tabernas de pueblo u oficinas rurales donde colgaba en sus paredes el mencionado almanaque que, año tras año, forjaba la memoria de mayores y niños y mostraba las últimas tendencias pictóricas del panorama artístico español.

Sin lugar a dudas, una de las primeras imágenes que me viene a la cabeza es la de la mujer andaluza de ojos negros y pelo color azabache. Una figura femenina dura, si acaso empoderada, fruto de la mano de Julio Romero de Torres. El autor cordobés recogió el encargo, no una sino hasta cuatro veces, de ilustrar el conocido calendario MAXAM, y su Mujer con pistola de 1925 es una de las cinco obras escogidas para formar parte de la exposición titulada Vanitas que puede visitarse hasta el próximo 18 de noviembre en el Museo Lázaro Galdiano.

mujer explosivos julio romero torres

Le acompañan en su periplo madrileño una preciosa Diana Cazadora de Arturo Mélida al estilo más puro modernista. Esta acualera y gouache sobre papel cobra un gran peso histórico ya que se trata del primer calendario de la Compañía llevado a cabo por el que fue un artista reputado en la época ya que realizó, entre otras muchas obras, el pedestal de la escultura de Colón en la plaza del mismo nombre de Madrid.

diana cazadora arturo melida

Otra de las piezas escogidas, pronto averiguaremos por parte de quien, se trata del retrato pop, a la española, del recientemente fallecido Eduardo Arroyo. No puedo evitar recordar su cuadro Los cuatro dictadores que cuelga de las paredes del Museo Reina Sofía. Arroyo era una figura contestaría, crítico con su época, y su obra para recordar el año 1999 en forma de almanaque refleja su ironía. Véase una cabeza femenina que tiene por pendientes cartuchos y por decorado de su vestimenta un jardín de amenazantes bombas de explosivos.

Volviendo la vista a estas tres piezas se hace inevitable y necesario constatar que la presencia de la mujer, a punta de pistola o como recolectora, es una de las tónicas del calendario que nos ocupa y que, como no podía ser de otra forma, las dos piezas restantes de este recorrido también la muestran como centro del cuadro. Hablamos de Sol (1953) de Pedro Batalla, un lienzo lleno de luz y con una pincelada viva y fresca que enseña a una sonriente muchacha en sus quehaceres diarios rurales, y Cazadores (1908) de Cecilio Plá, un ejemplo de la influencia de la estampa japonesa en el cartelismo de la España de principios del XX con una figura femenina que se alza por encima de los matorrales durante una cazería.

Pero vayamos al quid de la cuestión. Esta selección de piezas ha sido elaborada por el artista Alfonso Albacete pensando en el año que estamos a punto de comenzar: 2019. Y es que su obra Vanitas encarna el calendario de la Compañía del próximo año y lo hace rodeada de estas cinco piezas de la Colección MAXAM con las que dialoga y que para él son especiales en su memoria (hasta los 17 años no vivió en la ciudad) y como fuente de inspiración.

El pintor malagueño se inició en el mundo de la performance y con otros artistas de su generación promulgó una vuelta a la pintura. Entre sus primeras exposiciones, destaca la celebrada en la Galería Egam, el mítico espacio de la calle Villanueva de Madrid inaugurado el 1969 y por el que pasaron nombres de la talla de Lucio Muñoz, Fernando Zóbel, Carmen Laffón, Manuel Millares, Gerardo Rueda, Eusebio Sempere, Mitsuo Miura, Miguel A. Campano o Gustavo Torner. Por supuesto, su obra figura tanto en museos nacionales (Museo Reina Sofía o Patio Herreriano) como internacionales (Museuo Würth Alemania).

alfonso albacete

Es un artista que no suele aceptar encargos pero cuando se le propuso que una obra suya inmortalizase el calendario, lo asumió como un reto, una prueba de examen para comprobar la buena salud de su pintura. Como a todos los artistas que, tras casi 120 años, recibieron este noble cometido, las instrucciones consistían en ser fieles a su propio estilo pero sin obviar que la temática debía tener relación con los propósitos de MAXAM y conservar cierto tono figurativo. Así es como Albacete se puso manos a la obra y visitó las instalaciones de la Compañía para activar su proceso creativo. El resultado, tras varios bocetos que se pueden ver en la exposición en el Lázaro Galdiano, es una Vanitas contemporánea que alberga muchos cuadros dentro del cuadro.

vanitas alfonso albacete

Por un lado, una mujer cazadora que hace alusión a las mujeres de explosivos de anteriores calendarios. Por otro, el estudio del propio pintor con sus pinceles y vasos llenos de pigmentos. Una naturaleza muerta o bodegón que se convierte en una suerte de laboratorio químico muy afín a los cometidos de una empresa como MAXAM dedicada al diseño, fabricación y aplicación de materiales energéticos. De hecho, su fábrica más emblemática, el páramo de Masa en Burgos, aparece en el propio cuadro como punta de fuga. La nota de extrañeza en el lienzo la ponen una vela encendida que alude al tempus fugit barroco y una esquemática rama de abeto como símbolo que antaño identificaba los bares y tabernas. En efecto, Albacete ha sabido conjugar en esta obra una buena dosis de abstracción, simbolismo y estilo figurativo.

Que la fugacidad de esta pieza no os pille desprevenidos. Daros prisa, aún disponéis de unos días para disfrutarla en vivo y en directo.

Quizá te interese también

Exposiciones recomendadas de la temporada
Visita a la Colección Inelcom
Estefanía Martín Sáenz en Museo ABC
Arte, Ciencia y Tecnología en FAC

Deja un comentario.