11
Ene
2015

Entrevista a Vicente Matallana con motivo del Premio ARCOmadrid/BEEP de Arte Electrónico

Un nuevo año llega la cita obligada por antonomasia con el arte contemporáneo español: la feria ARCOmadrid, que este año abrirá sus puertas en Ifema del 13 al 17 de febrero. Y este año, de nuevo, contará con el inestimable patrocinio de BEEP en colaboración con Epson, empresa líder en suministros informáticos y que desde hace ya 8 años ha unido su nombre al de la feria para promocionar y difundir el arte electrónico a través del Premio ARCOmadrid/BEEP.

El Premio nació en el año 2006 con la finalidad de potenciar la creación artística vinculada a la ciencia y a la tecnología, favorecer la comunicación entre los fabricantes/creadores de tecnología y los artistas. Premio consagrado dentro del media art, va camino de su octava edición y siempre con la voluntad de promover la investigación, promoción y distribución del arte vinculado a la ciencia y a las nuevas tecnologías.

Para ello, escogerá de entre más de cien candidaturas -el año pasado superó esta cifra, alcanzando las 170 participaciones-, una obra presente en la 32ª edición de la feria, que pasará a formar parte de la colección de arte BEEP, única en España por sus magníficos fondos dedicados exclusivamente a media art. Un jurado compuesto por especialistas de reconocido prestigio internacional, entre los que se encuentran el crítico de arte Fernando Castro Flórez, la periodista Roberta Bosco y la artista Marie-France Veyrat, serán los encargados de fallar la obra ganadora, cuyo premio asciende a 15.000 €.

Hoy hemos tenido la suerte de poder entrevistar a su creador, Vicente Matallana, que nos ha recibido en la sede madrileña de LaAgencia, que dirige desde hace 15 años. Desde 1998 LaAgencia se ha distinguido por ser una productora independiente de arte y dedicada a las nuevas tecnologías. Vicente, durante muchos años estuvo al frente en la feria ARCOmadrid de las secciones de Arte y Tecnología, el “Net Space@ARCO”, el conocido como “Black Box@ARCO” y su última evolución el denominado “ExpandedBox@ARCO”. En la actualidad es el responsable del premio ARCOmadrid/BEEP de Arte Electrónico. Además, codirige junto a Joasia Krysa el Kunsthal Aarhus en Dinamarca, con un programa marcadamente experimental y social, cuya primera exposición Systemics #1 ha inaugurado el 11 de enero la programación desarrollada por la nueva dirección  del centro. Complementariamente a esta actividad profesional, Vicente Matallana está en el equipo de desarrollo de “The New Art Foundatión”, con sede en Barcelona, dedicada por entero a la promoción, desde los más diversos ámbitos, del Arte en su intersección con la Ciencia y la Tecnología.

P. Vicente, ¿cómo recuerdas los comienzos de LaAgencia? 15 años son muchos años… Además, este año estáis de aniversario, ¿verdad? ¡Enhorabuena!

R. ¡Muchas gracias Marta! La verdad que estamos muy contentos. LaAgencia la creamos Sonia Álvarez y yo, la cual al cabo de dos años dejó el proyecto para dedicarse a otros aspectos de la gestión cultural. Siguiendo el tópico te diré que eran tiempos de mucha ilusión y utopía pero, sobre todo, fue un gran disgusto para mis padres; imagínate cuando les conté el proyecto de empresa que había iniciado, llegaron a la conclusión de que” definitivamente había perdido el juicio”.

 P. Si me permites la observación, yo creo que tras un largo y exitoso recorrido apostando por las nuevas tecnologías, me atrevería a decir que aquellos dos jóvenes, ¡no se equivocaron! ¿Ha cambiado mucho el sector de las nuevas tecnologías? ¿De qué manera?

R. La tecnología, sobre todo las llamadas nuevas tecnologías vinculadas a la computación, han experimentado en los últimos 15 años un desarrollo que ni las mentes más visionarias podían prever. La computación ha cambiado nuestras vidas de forma clara e indiscutible. Por otro lado, bien es verdad que hace 15 o 20 años era una industria más arriesgada, incluso más utópica, pero ese pensamiento en cierta manera persiste, como prueba el apoyo de la industria al Arte, la Ciencia y la tecnología.

P. ¿Cómo surgió la idea de crear un premio dedicado al arte electrónico?

R. A principio de la década pasada Rosina Gómez Baeza creyó fuertemente en la necesidad de potenciar esta nueva corriente del Arte, por lo que se decidió trabajar en el desarrollo tanto de una sección específica pero integrada en la feria y su potenciación mediante un premio. Tanto la sección como el premio de Arte Electrónico, como se llamaba en la época a estas disciplinas,  han ido evolucionado en su  formato adaptándose a las nuevas expresiones cada vez más experimentales, con diferentes patrocinadores así como con diferentes formatos. Este trabajo fue igualmente apoyado con gran decisión por Lourdes Fernández, que mantuvo la sección así como la apuesta por el premio como forma de proyección de este campo.  En la actualidad, que podemos considerar este Arte plenamente integrado, se decidió acabar con el “ghetto” con la nueva dirección de Carlos Urroz y suprimir la sección, una especie de “prueba conseguida” pero manteniendo el premio, que además esta generando la colección privada de Arte Tecnológico más interesante de España: la Colección BEEP de Arte Tecnológico.

P. ¿Qué cambios de tendencia observas con los años en los distintos ganadores del Premio?

R. Realmente es un premio que ha seleccionado obras tan heterogéneas, yendo de la biotecnología de Eduardo Kac a la vida artificial de José Manuel Berenguer… Evolucionamos al ritmo de los artistas y la tecnología, un combinado explosivo. ¡Y no te olvides de la Ciencia!

Marcela Armas con su obra "Máquina Stella", ganadora de la VII Edición del Premio.
Marcela Armas con su obra “Máquina Stella”, ganadora de la VII Edición del Premio.

P. El público actual, ¿Cómo se relaciona con el arte tecnológico? ¿Ha variado con respecto a cuando ARCOmadrid contaba con el “Black Box”?

R. Primero, hay que tener en cuenta que la Tecnología y la Ciencia han pasado a ser partes activas de la conciencia colectiva, pero creo que sobre todo la exposición Máquinas y Almas que se realizó en 1998 en el Reina Sofía marcó un antes y un después en la apreciación del Arte Tecnológico. Sin embargo, la labor de ARCOmadrid ha sido a mi parecer el gran detonante en la difusión de este campo.

P. ¡Gracias Vicente! Porque aunque nos creamos muy tecnológicos, da gusto ver que nos queda mucho por hacer.

Para todos aquellos interesados en participar en la VIII Edición del Premio ARCOmadrid/BEEP de Arte Electrónico, os recordamos que ya está abierto el plazo de inscripción online a través de www.arcomadrid.beep.es

¡Nos vemos en ARCOmadrid!

Quizá te interese también

Nuevas tecnologías para el sector cultural
La nueva web del Museo del Prado. Entrevista con Javier Pantoja Ferrari
Anaisa Franco. Hacia una nueva “situación emocional” de mano de la tecnología
Taller “Adas. Mujeres que crean, programan, teclean, transforman”

Deja un comentario.