16
Mar
2015

Entrevista a María Edwards, ganadora de la primera convocatoria de la Red Europea de Arte Digital y Ciencia

Este año LABoral Centro de Arte y Creación Industrial se ha incorporado a un proyecto que apuesta por dos disciplinas que tradicionalmente se han entendido como opuestas: la Ciencia y el Arte, y por supuesto con ella, la tecnología. La iniciativa se llama la Red Europea de Arte Digital y Ciencia y se encuentra liderada por una institución pionera e histórica en el desarrollo del arte tecnológico o new media, Ars Electronica. Con el fin de crear un circuito de exhibición de obras en este campo, generando redes de trabajo internacional y llegando así a nuevas audiencias, a esta iniciativa se han sumado otras ocho instituciones: a nivel científico, el Observatorio Europeo Austral (ESO) en Chile y culturales, LABoral (Gijón, España), el Center for the Promotion of Science (Serbia); DIG Gallery (Eslovaquia); Science Gallery (Irlanda); Fundación Zaragoza Ciudad del Conocimiento (España); Zavod K6/4 (Eslovenia); y GV Art (Reino Unido).

En enero lanzaban su primera convocatoria de residencia artística, que consistía en una doble residencia primero en el ESO (la principal institución astronómica intergubernamental europea y el observatorio más productivo del mundo) y una estancia posterior en Futurelab de Ars Electronica en Linz. Recibieron 147 propuestas procedentes de 40 países de todo el mundo y la residencia ha recaído en la chilena María Edwards por su proyecto Encuentros/Taller/2015.

jurado Red Europea de Arte Digital y Ciencia

El jurado de la Red Europea de Arte Digital y Ciencia reunido para la elección final

Aparte de todos los recursos de los que la ganadora podrá hacer uso para su trabajo en ambos centros, su pieza se expondrá en el Festival Ars Electronica que se celebra este año entre el 3 y el 7 de septiembre en Linz y, a partir del 12 de noviembre, como parte de una exposición en LABoral en Gijón.

La obra de María trabaja con conceptos como la levedad, la gravedad o el peso, donde la poesía y la matemática se entremezclan dando paso a piezas que en su sencillez están cargadas de un amplio simbolismo universal. Aquí podéis leer una entrevista con la artista sobre lo que ha supuesto para ella la concesión de este premio:

¿Conocías la existencia, previamente a solicitar la convocatoria, de la Red Europea de Arte Digital y Ciencia? 

Para ser honesta no la conocía, sí la ESO y sus centros de investigación y observación astronómica ubicados en el Desierto de Atacama, siempre quise visitarlos pero nunca tuve la posibilidad de hacerlo.

¿Qué opinión te merece y qué es lo que más valoras como artista de esta convocatoria?

Sin duda lo que mas valoro de esta convocatoria es la apertura de nuevos espacios para el desarrollo creativo, el cruce y la conexión con disciplinas que parecen distantes al mundo del arte, pero que en esencia surgen, a mi parecer, de un mismo principio o de una misma inquietud; la búsqueda incesante por comprender y hacer aprehensible el origen y devenir de todas las cosas… cada una mediante sus propios mecanismos y procedimientos, pero ambas partiendo de la observación, la investigación y la reflexión, detonando en la manifestación de ideas, teorías, descubrimientos o construcciones…

Lo mas valioso de todo esto, siento que es el gesto generoso por parte de la ciencia, representado en este caso por ESO en Chile y Futurelab de Ars Electronica en Linz, al abrir y permitir entrar el arte a su espacio de investigación, confiando y reconociendo con ello su potencia y valor, así como lo inspirador que puede ser la uno para el otro. Siendo coherente a la idea de que todos tenemos un origen común que nos conecta, así como todas las cosas necesitan de algo más para existir y que es en la relación entre unas y otras lo que permite que estas salgan a la luz.

Imagen del taller de María Edwards

Imagen del taller de María Edwards

Tu obra aunque se basa en la ciencia, como son las matemáticas o la astronomía, se traduce en soportes podría decirse que efímeros por lo poco artificial del material. ¿Dudaste a la hora de presentar tu proyecto por miedo a que no encajase con la idea más digital ligada a Ars Electrónica?

Sí, siempre dudo. Pero no por falta de convicción, aunque me falte mucho conocimiento frente a ciertos temas que me gustaría entender en profundidad, de alguna forma permito que la intuición actúe, aunque me lleve a tomar decisiones a veces un poco arriesgadas, confiando siempre en el primer impulso que me hizo sentido en un momento. Y para prolongar de alguna forma ese sentido, creo que debo ponerlo a prueba fuera, en espacios que escapan a mi lógica o a lo conocido, dejar que actúe, permitir nuevas posibilidades, y con ello abrirme a la sorpresa y el encuentro… que es de donde surge para mi la inspiración en el desarrollo de toda obra o proyecto.

En cuanto al tema de lo digital y electrónico, es cierto que en términos formales y esenciales, mi obra se distancia bastante de ello, y es ahí donde está el desafío; lograr ser fiel y consecuente con la esencia y el principio de mi trabajo, en cuanto a la producción de una obra que busca aproximarse a ideas del universo y de lo infinito, mediante la simpleza, precariedad y “substracción” material y técnica, con muy poco y casi de la nada, poder decir mucho, ser eficiente en cuanto al uso de lo mínimo para intentar aludir con ello a lo macro…Trabajar con la precisión, la exactitud, la belleza de lo simple y la armonía que puede encontrar todo esto cuando se cuenta con el soporte de las ideas y la tecnología en cuanto a sus principios mas básicos y originales…Me alivió bastante descubrir el significado de la palabra tecnología, que viene de una palabra de origen griego, “formada por téchnē (arte, técnica u oficio, que puede ser traducido como destreza) y logía (el estudio de algo)”. O sea, lograr esa destreza de la “técnica” para plantear materialmente la idea que va tras el estudio y observación a realizar. Se me hizo mas cercana aún, cuando conversando justamente del tema, un amigo me dijo que no hay nada mas tecnológico que un libro.

Has estudiado Bellas Artes y cinematografía y ello se traduce en la estética y poética en la que presentas tu obra pero, ¿de dónde proviene tu interés por la matemática? ¿Cómo salvas el desnivel entre disciplinas en teoría contrapuestas? 

Por lo general “las cosas” o la experimentación con ellas a nivel material, me lleva a las ideas, a la reflexión y a la búsqueda de teorías, como las planteadas en el ámbito de las ciencias y las matemáticas. Es por medio de la experimentación y del hacer donde surge mi aproximación y los intereses diversos frente a temas al perecer contrapuestos. Cuando me aproximo a ellos desde la intuición, desde la búsqueda de soluciones, es cuando surge ese deslumbramiento, al ver que ciertas operaciones que realizo a la hora de construir mi obra, tienen un origen y una conexión que se escapa y que va mucho más allá de esos pequeños gestos que ejecuto en mi taller, o en la calle o en ciertas acciones cotidianas… Finalmente todo ello responde al modo en que se organizan y funcionan todas las cosas en la naturaleza, en el universo y dentro de nuestro propio cuerpo. Hay un orden que puede ser traducido en números, así como en notas musicales, que se manifiesta tanto en el universo como en el espacio próximo de la calle, de mi taller y incluso de mi propio cuerpo.

Obra de María Edwards, "Blackboard 7. Et sic in infinitum", 2013.

Obra de María Edwards, “Blackboard 7. Et sic in infinitum”, 2013.

¿Podrías explicarnos brevemente en base a qué cálculos matemáticos consigues que tus obras “leviten” o en qué consiste el proceso de producción de la pieza? 

Trabajando con el propio peso y contrapeso de las cosas, con el equilibrio, la tensión y levedad. Mas que cálculos matemáticos los veo como ejercicios y “puestas a prueba” de lo que mi propio cuerpo es capaz de realizar.

Si yo logro sostenerme en un pie sobre un piso, sobre una mesa, para llegar al punto más alto de mi taller y de ahí colgar el hilo de donde penderá el plomo, piedra o peso equivalente a la pieza móvil que cuelgue desde el otro extremo del hilo, desde el otro extremo de la habitación, entonces consigo construir la obra, o una parte de ella al menos… y permitir luego que esta actúe y que su propio peso sea el que impulse el movimiento, la rotación constante sobre su propio eje…y si no es así, me veo obligada a la tarea de descubrir un nuevo mecanismo o incorporar otro elemento que haga posible el movimiento en algunos casos, en otros, quedo conforme sólo con la detención y permanencia levitante de estas “piezas” o elementos que van quedando suspendidos y esparcidos dentro del espacio.

En algunos la presencia de ellos es importante, mientras que otros están sólo como pretextos para hacer aparecer el espacio vacío que queda entre uno y otro.

Finalmente cada pieza que cuelga es como la prolongación y permanencia de un gesto realizado en el espacio por el cuerpo, en este caso por el mío. Algunos incluso escapándose de todo cálculo y respondiendo más a un movimiento y suerte de “destreza” alcanzada en un cierto momento, que sería difícil de replicar si así lo quisiera.

Estos serían de alguna forma los ejercicios para la construcción de las piezas móviles, para las demás funcionan o surgen un poco de lo mismo, como simples soluciones y operaciones de nuevas combinaciones y relaciones posibles frente a los encuentros y objetos que voy recolectando.

Tras todas las piezas esta siempre la idea de “constelar” de alguna forma las “cosas” dentro del espacio, o las ideas dentro de las pizarras, o bien los trayectos y detenciones dentro del recorrido por la calle y la ciudad… de ahí la conexión con las estrellas y las constelaciones.

Hay una frase de Walter Benjamin que siempre me a inspirado mucho “las ideas son a los conceptos como las estrellas a las constelaciones”.

María Edwards, "Constellation IV (from the ground)"

María Edwards, “Constellation IV (from the ground)”

Con los conocimientos en tecnología que adquirirás en el Future Lab de Ars Electrónica en Linz, ¿cómo crees que afectará a tu producción? ¿Utilizarás todas las novedades que te ofrece la tecnología incorporando por ejemplo otros materiales más tecnológicos? 

Sin duda creo que afectará, en principio esa es la idea, ir abierta a nuevas posibilidades, nuevas soluciones, poner a prueba y en disposición mis ideas y construcciones, pensarlas y replantearlas bajo el amparo de “tecnologías” desconocidas, pero siendo fiel siempre a esa economía, simpleza y “sustracción” material y técnica que inspira y caracteriza mi hacer. No quisiera ir con una idea ni juicio preconcebido de lo que significa “tecnología” más que con la noción que me deja su definición original de destreza, oficio y estudio.

Más que utilizar todas las “novedades” que puede ofrecer la tecnología en disposición del arte, me inquieta encontrar tal vez un solo principio básico del cual valerme, lo primordial, algún elemento dentro del amplio abanico tecnológico que resuene y me haga sentido, debe existir algo que este en coherencia y conexión con los procedimientos y “técnicas” que aplico de forma más intuitiva en mi trabajo, y algo de ese principio, imagino lo encontraré también en las “técnicas” aplicadas dentro del campo de las ciencias en los observatorios que visitaré en el Desierto…

Pero para ser honesta, frente a cada nuevo proyecto prefiero no esperar demasiado, eso creo inevitablemente fuerza un poco las cosas, las rigidiza e impide que los sucesos pasen de forma natural. Suele ocurrir que al estar con una idea preconcebida de las cosas fijamos mucho la atención en esa idea que está dentro y nos perdemos un poco de lo que esta pasando fuera…Por eso mi postura es ir abierta a que surjan nuevas posibilidades, que inspiren el desarrollo creativo del trabajo y la investigación, desde un nuevo comienzo, desde otro escenario y otro espacio.

Creo que frente a cada nueva experiencia siempre aparece una “nueva luz”, que no tiene por que ser necesariamente nueva, puede ser algo que tenga mil años como las estrellas y que siempre haya estado ahí, pero quizás nunca nos detuvimos realmente a contemplarla de forma consciente y a ver todas las posibilidades que existen en ella.

¿Cuáles son tus referentes artísticos?  

Mis referentes no son solo necesariamente artistas visuales. Siempre he encontrado mucho en la literatura, la poesía, algunos pensamientos filosóficos y científicos también, como la geometría fractal y el planteamiento pitagórico en relación a la astronomía, la música y las matemáticas.

Si tuviera que nombrar a algún artista visual sería Joseph Beuys, al conocer su obra más en profundidad pude encontrarme con Rudolf Steiner y de él, recientemente descubrir y sorprenderme con el concepto de Euritmia, como “el arte del movimiento corporal” expresado en los “tres aspectos del alma: pensamiento-sentimiento y voluntad”… Esta idea planteada hace tanto por Steiner y con la que me encuentro ahora, no es pura coincidencia, aparece de alguna forma como otra luz que le da sentido a mi búsqueda, la que pretendo continuar en esta residencia.

En el ámbito de la literatura está el movimiento “Oulipo“, un grupo de experimentación literaria formado por escritores y matemáticos franceses en los 60, que buscaban construir su obra usando técnicas de escritura limitada, auto imponiéndose restricciones que les permitieran nuevas formas de creación. Así como también la figura del “flaneur“, que toma Walter Benjamin de la poesía de Baudelaire; este hombre que se pierde en la ciudad y “ hace del deambular sensible, su arte”.

Volviendo al arte, puedo encontrar algunas referencias en la obra de Matta Clark, Víctor Grippo y Francis Allys, así como del movimiento neo concreto, me inspira el trabajo de Lygia Clark y Mira Schendel entre otros.

Hay algo de todo esto que creo se relaciona directamente con mi trabajo y mucho que sirve más que nada de pura inspiración y aliento.

 

Quizá te interese también

El deleite estético
El anti-canon de Mateo Maté
El arte emergente está en Futuro Presente
Jornadas del galerismo

Deja un comentario.