26
Jul
2013

El vicio de Coleccionar: Helga de Alvear

Exposición: “El arte del presente. Colección Helga de Alvear”. CentroCentro, Madrid. Comisaria: María del Corral. Hasta el 3 de noviembre de 2013.
la fotoCómo ha cambiado el mundo del arte contemporáneo. Recuerdo cuando se hablaba de las “grandes damas del arte”, aquellas galeristas que enarbolaron el arte español en los 90 y cuya fuerza acercó el arte contemporáneo a más de solo unos pocos, además de hacer que nuestros artistas comenzasen a hacerse un nombre fuera de nuestras fronteras. Me parecían como super heroínas y sobre todo, mujeres de rompe y rasga. Entre ellas, el nombre de Helga de Alvear como unas de las grandes mecenas culturales resuena últimamente con más fuerza. Quizás la creación de su propio centro para albergar su Colección -el Centro de Artes Visuales Fundación Helga de Alvear– ubicado en
Cáceres tenga mucho que decir. Sin embargo, si no es gracias a que parte de la Colección se expone actualmente y por primera vez en Madrid, mucho me temo, bastantes hubiésemos tardado más en descubrir la disparidad y riqueza de artistas que desde hace treinta años atesora. Ahora que la crisis nos hace volver a los valores seguros, parece que CentroCentro, con su programa “Mecenazgo al servicio del arte”, apuesta por esta fórmula poco arriesgada -que no falta de contenido- de exhibir grandes colecciones de arte, como algunos de los tesoros guardados dentro del Palacio de Liria “compartidos” en la pasada exposición “El Legado Casa de Alba”. Y es que se ha debido poner de moda ya que, también ahora mismo aunque en Santander, se puede visitar la Colección de la ex-galerista Soledad Lorenzo en el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria (MAS).

Volviendo al tema que nos ocupa, la exposición de la Colección Helga de Alvear en el conocido antaño y hoy como edificio de Correos, lo primero que me sorprendió fue la gran cantidad de artistas de todas las nacionalidades y disciplinas. El 90% de las obras escogidas van desde el año 2000, lo cual, hace si cabe más útil la muestra para aquel que, de verdad, sienta curiosidad por saber qué se está haciendo en el panorama artístico internacional.

Sería muy extenso citar la obra de todos los autores presentes -más de 70, entre ellos: Louise Bourgeois, Candida Höfer, Ai Weiwei, Olafur Eliasson, Roni Horn, Axel Hütte, Vik Muniz y Eulalia Valldosera-, por ello, me centraré en aquellos que más me han llamado la atención:

Jason Rhoades: artista americano conocido por este tipo de piezas-instalaciones donde prima una estética post-moderna utilizando elementos cotidianos para crear una obra en sí misma generadora de miles relaciones e intercambios posibles. Cuestiones como fe, sexualidad y exceso de consumo se entremezclan con referencias filosóficas, populares (globalizadas) y hasta místicas.

la foto (3)

Montserrat Soto: no conocía la obra de esta artista y confieso que, aunque no soy muy amante de la fotografía, me ha encantado por ofrecer una mirada distinta del arte actual y su coleccionismo. La artista ha investigado durante cinco años casas de coleccionistas de arte contemporáneo y el resultado es un nuevo prisma que ofrece una mirada nueva y fresca: la de objetos inmersos en una cotidianidad fuera de la sacralización que suele acompañar a las obras de arte, simplemente contrastándolos con objetos de la vida diaria. Me viene a la mente un post que escribí sobre colecciones de arte vividas, aquello que, de verdad, da sentido a una obra más allá de encerrarla en un mero contenedor como son algunos museos.
la foto Art & Language: retomando las palabras recogidas en una reseña digital con motivo de la exposición celebrada en 2004 en el CAC de Málaga y dedicada a este colectivo: “Toda posible revisión histórica del arte conceptual ha de dedicar por fuerza un capítulo al colectivo británico Art & Language”. Fue un colectivo inglés de artistas formado desde 1977 por Michael Baldwin y Mel Ramsden, con la aportación del trabajo teórico de Charles Harrison. Aunque la pieza escogida para CentroCentro no es de la mejores de su producción -donde, además, abundaban las performances y archivos- sí refleja en parte cómo cuestionaron la naturaleza física, social y política de la obra de arte. En un momento en que el devenir del arte conceptual estaba rompiendo todas las barreras sobre el concepto “arte”, este grupo eligió como forma de supervivencia no disimular esas contradicciones sino hacer de ellas su estrategia formal y su núcleo argumental.
la foto Ken Lum: las obras de este artista visual canadiense de origen chino pueden en principio dejar un poco indiferente al verlas, sin embargo, profundizando, verdaderamente son una gran estudio sociológico del ser humano en un mundo hoy completamente
globalizado. Sus fotografías consisten en retratos o imágenes de la calle confrontadas con textos que expresan los sentimientos íntimos de los retratados. La pérdida de identidad del individuo frente a un todo que intenta constantemente en la publicidad y en los mass media abducirnos es, sin duda, una de la reflexiones finales de sus obras.

– James Casebere: conocer la obra de este artista ha sido uno de los mejores descubrimientos de la exposición. La fotografía que utiliza arquitecturas vacías o estéticas de edificios abandonados me resulta muy interesante. En este caso, James basándose en un gran conocimiento de la arquitectura, la historia del arte y el cine, crea espacios abandonados -utiliza maquetas- donde generalmente las inunda de agua produciendo atmósferas poderosamente inquietantes a la par que evocadoras.

la foto (1)

– Jane & Louise Wilson: estas dos gemelas inglesas formaron parte de la conocida como YBA (Young British Artists, con nombres como Tracey Emin o Damien Hirst entre algunos de sus integrantes más “famosos”). Sus trabajos se centran en la memoria histórica basándose en el cine, el vídeo y la fotografía. La obra aquí expuesta -las tres fotografías que pueden verse en la imagen inferior- son fruto de su encuentro con los archivos de Kubrick sobre el guión de una película nunca realizada por éste.

la foto (2)

Os recomiendo encarecidamente acercaros si podéis a CentroCentro -hay, además, recorridos guiados por esta exposición- y dejaros sorprender por obras de grandes figuras de la historia del arte actual. Quién le diría a Helga de Alvear, cuando comenzó su colección con una obra de Fernando Zóbel, que su legado se convertiría en parte del álbum histórico de una época. Nosotros, mientras, soñemos.

Quizá te interese también

El anti-canon de Mateo Maté
El arte emergente está en Futuro Presente
Jornadas del galerismo
Cabello/Carceller en el CA2M

1 Response

Deja un comentario.