7
Feb
2018

DIS en La Casa Encendida

Da gusto cuando ves propuestas artísticas nuevas que se salen de la norma. Hoy os hablo del colectivo DIS. La verdad que no tenía la suerte de conocer su trabajo y estoy segura de que cuando vuelva a topármelos, su obra tiene tanta personalidad, que me daré cuenta al instante. Os cuento un poco de ellos. Con sede en Nueva York, sus orígenes se remontan a la época de crisis financiera en 2009. Si bien comenzaron con una revista online -DIS Magazine-, donde volcaban en artículos y textos su visión marginal del mundo; en 2013 se reorganizaron como DISimages, una agencia de fotografías de archivo que reclutaba a artistas para crear imágenes libres de derechos. En 2014 crearon DISown, una plataforma de comercio minorista concebida como un laboratorio para poner a prueba el estatus del objeto artístico. Pues bien, ahora se han vuelto a transforman para ser un canal de vídeo de educación y entretenimiento en streaming en dis.art. Con un estética post-internet, para ellos, “la educación no puede sobrevivir en un mundo en el que prima el entretenimiento. La estimulación constante exige un espectáculo constante. ¿Acaso ha creado Netfix alguna serie original dedicada al aprendizaje? El futuro no sólo nos exige una depurada capacidad para ver, sino también para comprender. Si el entretenimiento radical es la nueva forma de lavado de cerebro, el streaming podría ser su puesta en práctica”.

Lo que el espectador se va a encontrar en el proyecto que han ideado para La Casa Encendida son una serie de instalaciones compuestas por carteles y piezas de videoarte, a veces absurdas, aparentemente ilógicas en otros casos, pero siempre profundamente postmodernas e irónicas, en las que se tratan temas absolutamente en boga y que nos afectan diariamente en nuestras vidas aunque de forma silenciosa. Desde reflexiones sobre el valor del tiempo y el dinero, la creatividad y el yo, la ciudadanía líquida en la nube, hasta el capitalismo informacional de gigantes como google. Así es, como reza el título de la exposición, hoy día nuestras cabezas parece que han abandonado nuestro cuerpo porque ya no la usamos. Parece que sólo nos servimos de nuestros pulgares para comprender el mundo. Si estáis por Madrid, no os perdáis esta muestra. Hasta el 13 de mayo.

Quizá te interese también

Las redes son para el verano
Lo que los museos de arte pueden enseñar a los museos de ciencia
Enredados en teatro en Casa de América
Claves para una buena estrategia digital en instituciones culturales

Deja un comentario.