22
Sep
2016

El coleccionismo vuelve a darse cita en Estampa 2016

Matadero Madrid, antaño matadero industrial de ganado, se ha convertido, lejos de la polémica en que muchas veces se ha visto envuelto por su sostenibilidad -esto podría darnos para otro post-, en un espacio donde se cuecen y suceden cosas. Un lugar donde el arte contemporáneo tiene su protagonismo y a donde hace algunos años se han trasladado eventos artísticos que antes tenían cabida en el ya anticuado Pabellón de Cristal de la Casa de Campo o en los míticos pabellones de Ifema.

Todavía recuerdo cuando Estampa se celebraba, de hecho, en este último. ¡Ese suelo enmoquetado y esas interminables escaleras mecánicas para llegar a tu destino! La verdad que en sus últimas ediciones ha ganado en esta su nueva ubicación mejorando la calidad de la visita, la no saturación de la mirada. Cierto es que, a veces, la estética industrial que se estila y que la rodea también puede llegar a cansar pero el acceso desde el luminoso e inabarcable patio de Matadero hacen que deambules, digamos, de otra manera. Desde hoy y hasta el próximo domingo la feria ha abierto sus puertas en una edición, ya por la XXIV, que como dice su nota de prensa busca consolidarse y, sobre todo, internacionalizarse. Una cita con el coleccionismo que se repite cada año, a la que estamos habituados y cogemos con ganas tras el parón veraniego. Ah, y no menos importante y de agradecer, no coincide para relajo y disfrute del visitante y colegas del sector con otras ferias satélite.

Pues bien, este año el número de galerías asciende a 80 que representan, número arriba número abajo, a 300 artistas. Si mencionamos a las más veteranas, las de toda la vida, no hay grandes sorpresas. Juana de Aizpuru, Pilar Serra, Juan Silió, Moisés Pérez de Albéniz o Fernando Pradilla detentan un lugar estratégico nada más entrar en la feria. Ese pequeño núcleo central por el que sabes que sí o sí has de pasar. Por cierto, que se les une por primera vez la galería Luis Adelantado. He visto el stand a ojo de buen cubero pero tiene muy buena pinta. Si os apetece conocer mi selección, os emplazo al próximo post con las obras que más me han gustado.

El elenco de piezas es variado en soportes (pintura, escultura, fotografía -collage- y, como no, papel), también en estilos (diría que la abstracción y la fotografía se llevan la palma). Tanto piezas seriadas como obra única. La seña de identidad por la que se conocía a la feria se ha adaptado a los nuevos tiempos. Echo en falta, deformación profesional, un pequeño guiño al arte tecnológico. Me resulta un sin sentido el disponer todos de miles de gadgets tecnológicos y que, sin embargo, el sector del arte sea tan conservador a la hora de apoyar a artistas que utilicen este medio.

estampa16_1

Imagen tomada durante el montaje de la muestra “Oxigenando” de Luis Gordillo, artista invitado de #Estampa16

Volviendo a la feria pero, sin perder de vista el contexto económico en el que se inscribe, no podemos obviar el esfuerzo que la organización de Estampa está haciendo este año más que nunca por fomentar el coleccionismo privado. Por todos es sabido que la Ley de Mecenazgo, de la cual el sector está pendiente y necesita, no acaba de salir. Estampa libra su particular batalla por sacar a flote el mercado con un nuevo programa internacional dirigido a destacados coleccionistas de todo el mundo y coordinado por la agencia Arternativ. Pero también los comisarios y directores de museos contarán con un programa diseñado para ellos donde crear sinergias y alianzas. El ámbito artístico nacional estará representado, entre otros, por Manuel Segade, Director del CA2M, Tania Pardo (Monte Madrid), Ane Aguirre (Tabakalera) o Inés Vallejo (Fundación Juan March).

Bajando más a los detalles, nos toca hablar de números con algún que otro cero. El rango de precios de compra para obras de artistas consagrados y de artistas emergentes está pensado para que no supere los 60.000 €. Se trata de una llamada al coleccionismo sostenible, un coleccionismo con garantías, como su propio director Chema de Francisco nos contaba ayer a los medios que asistimos al pase de prensa. Y, para ello, se apoya además en el programa de conferencias y mesas redondas COLECCIONA. Este foro nació en 2012 gracias al apoyo de la Secretaría de Estado de Cultura. Las sesiones tienen lugar a lo largo de todo el año, aunque lógicamente con especial énfasis durante la feria, siendo una de las herramientas fundamentales para concienciar socialmente de la importancia de la figura del coleccionista para el mercado. Este año los encuentros se repartirán en sesiones por la mañana – entre las 12:00 y 12:30 h.– y por la tarde – entre las 16:30 y 17:30 h- abiertas al público general y se podrán escuchar los casos de coleccionismo de Castilla La Mancha y Valencia y, más internacionalmente, poniendo el foco como no podía ser de otra forma en Latinoamérica. Podéis consultar el programa aquí.

Las obras más recientes de Marina Núñez a punto de ser instaladas en el stand de la Galería La Gran

Las obras más recientes de Marina Núñez a punto de ser instaladas en el stand de la Galería La Gran

Todavía nos quedan por delante cuatro días para disfrutar de la feria, charlar con artistas y galeristas y, sobre todo, echarle un pulso al mercado para comprobar su salud.

 

Quizá te interese también

El anti-canon de Mateo Maté
El arte emergente está en Futuro Presente
Jornadas del galerismo
Programa de formación Madrid 45

Deja un comentario.